El golpe psicológico que desplomó a los Raider de Oakland en la campaña 2016-2017

 


Más de 10 años de ir armando un equipo para Súper Bowl asegurando nuevamente pasar a la post temporada, después de que lo hicieran ganándole a las Panteras de Carolina en el 2002, por fin los Raiders parecían haberlo conseguido nuevamente, una campaña de 12 ganados y nominando a 7 de sus jugadores al Pro Bowl parecían tenerlo todo nuevamente.

Sin embargo la lesión de Derek Carr en el juego ante  los Potros de Indianápolis en la semana 16 de la temporada 2016, terminó con el sueño de los malosos, fue tal el impacto emocional que el quarterback sustituto Matt Mcloin que ante Denver no pudo con la con la responsabilidad y compromiso que Carr había generado, una lesión en el hombro izquierdo deja al quarterback sustituto fuera de la post-temporada, sin duda el doble impacto emocional para el resto de los jugadores fue la gota que derramó el vaso, un tercer QB, Cook, novato, que no tenía nada que perder y todo que ganar hizo el mejor de los esfuerzo para cargar con el peso del equipo sin Derek Carr, sin embargo por más preparación que tengan los atletas siempre hay un precio que pagar y lo peor de todo, en el mejor momento de la te temporada para los Raiders; ni los mejores hombres nominados a Pro Bowl pudieron con esa desanimo generalizado, los pudimos ver ante los Texano tirando pases, cometiendo errores que no habíamos visto por lo menos en esta temporada, ¿qué sucedió?, un doble impacto emocional en el peor momento, donde una derrota te deja fuera, tal vez a mediados de temporada hubieran tenido tiempo de que el cerebro se reajustar naturalmente, procesara y se adaptara como lo hace en todos los seres humanos, al mismo tiempo que su tercer QB hubiera ido adquirido experiencia, sin embargo todos sabemos que el deporte más competido del planeta como lo es la NFL, el aprendizaje no se da en unos cuantos juegos.  
Una lesión  tras otra, fue el común denominador para que el estado emocional de los malosos les impidiera seguir hacia el Súper Bowl; hoy en día, sabemos con certeza que bajo la presión en el ámbito deportivo, el cerebro busca mecanismos de defensa que permitan mantener un equilibrio emocional en los atletas, nos queda claro que Mcloin ocupo un lugar donde el sueño, las expectativas, el compromiso y la responsabilidad que Carr había sembrado en los Raiders y sus fans era demasiado peso para para el suplente, nada mejor que una lesión para escapar de una manera "aceptable", para escapar del lugar que estaba ocupando y que no solo tenía que llenar, sino superar para sacar adelante a los Raiders.
Nuestro cerebro funciona a la perfección evaluando todo el tiempo el entorno, las situaciones, los momentos y con base a ello y nuestra experiencia juzgamos y tomamos decisiones, en el deporte es exactamente los mismo, no tengo duda que Mcloin supo que no llenaría ni mínimamente el lugar del QB titular y la salida más obvia inconscientemente hablando es una lesión, que tu cuerpo se someta a la presión que de antemano sabe que va a llevar, con todo lo que implica, ser juzgado, criticado o alabado, parece ser que el cerebro de Mcloin le jugó para protegerlo y evitar someterlo a tal cantidad de estrés  que no quería cargar, una lesión que no es ficticia, es real, pero el cerebro hace lo que sea para salvaguardar la integridad física y en este caso emocional de cualquiera, al día de hoy existen una cantidad de investigaciones científicas en el Jounal of Sport Psychology que documentan con un alto grado de confiabilidad y validez la presencia de lesiones como salida ante eventos de alta trascendencia deportiva. Si bien lo sabemos hoy en día, no tenemos la certeza y mucho menos la respuesta ni la píldora mental para prevenirlo, aunque hay muchas estrategias efectivas probadamente  que ayudan a prevenir estas situaciones, nada está garantizado, la psicología en el deporte es una disciplina joven que debe crecer mucho y estos son uno de los retos que debe encarar.

 

Carlos Alberto Vázquez Villegas

Psicólogo Deportivo

www.asesoríapsicologica.com.mx