Desarrolla fortaleza mental en tus hijos durante la cuarentena.

 

 

No hay mal que dure cien años, tenemos que ver la forma de sacar provecho en los momentos difíciles, hoy, en aislamiento social, el mundo ha cambiado y tenemos que ver la forma de sacar beneficio de ello, la formación de mentalidades fuertes en las nuevas generaciones es una oportunidad de oro para poderla generar en estos momentos de cuarentena. 

 

Sin lugar a duda el gran reto al cual nos hemos enfrentado como padres es mantener motivados a nuestros hijos en las actividades que resultan favorables para la salud en esta cuarentena; y a decir verdad, como psicólogo nunca había tenido un reto más grande e importante, compartir estrategias con los padres de familia a la distancia y de una forma mucho más exigente, esto con la finalidad de que sean los mismos padres quienes se conviertan en expertos  en el control de la conducta de sus hijos; hoy en día estamos obligados a compartir el conocimiento con todos los padres de familia con la finalidad de apoyar y ayudarles a sobrellevar de la mejor manera posible el encierro, sean pacientes o solo sean lectores de este artículo.

 

 

Hoy leo todo el tiempo las recomendaciones, las cuales son sencillas, que los hijos hagan ejercicio, que coman bien, jueguen menos tiempo video juegos, no vean tanto la TV y cuiden que no estén conectados tanto tiempo a internet; ¿qué simple no?; pareciera que quien brinda estos consejos, no tienen a hijos bajo su cargo 24 horas al día; hoy como psicólogo y padre, me doy cuenta que esos sencillos consejos no ayudan en mucho; pues tengo que ser muy crítico con mi propia labor profesional, creo que nos quedamos en ocasiones muy cortos; es necesario compartir todo el conocimiento y estrategias disponibles para que los padres desde su casa controlen el comportamiento de sus hijos; honestamente, hoy los especialistas  en comportamiento humano tenemos un “as” bajo la manga; si no lo hacen los padres, nadie lo hará por ellos; lo que todo el tiempo les hemos recriminado a los tutores, -“si no cambias tú, tu hijo no lo va a hacer por sí solo”-, -"requieres invertir más tiempo de calidad en tu hijo”-; curiosamente en tiempo de cuarentena los padres me dicen “no tengo tiempo”,  más bien creo que no quieren darse el tiempo y acuden al psicólogo buscando como arte de magia que los niños cambien sin que los padres lo hagan, esto de una vez se los comento, no va a suceder.

 

 

La crianza, así como la educación, el deporte, la música, son muy celosas en el tiempo que se les dedica, se requiere tiempo de calidad para llevarlas de una manera efectiva, el solo estar presente y proveer lo que los hijos quieren no es sinónimo de crianza exitosa, al contrario el proveer, solo los está haciendo desarrollar una mentalidad débil, tolerando poco o nada la frustración, generando una capacidad de impaciencia notable, poca adaptabilidad a los cambios y estados emocionales de frustración constante porque la vida en la vida real no es solo estirar la mano para que te den lo que quieres.

 

Si te resulta interesante el artículo regístrate para tener acceso a más recursos sin costo dando click aquí.

 

 

 

Para ser efectivos en el control de comportamiento de nuestros hijos, debemos entender un poco la forman en la cual están enfrentando la realidad; y es que vivimos en un mundo donde los niños se han acostumbrado a recibir motivación inmediata, los videojuegos, la TV, el celular, los videos, la comida poco nutritiva, el refresco, son ejemplos de actividades que hoy en día están predominando, actividades que generan a nivel de la química cerebral endorfinas y dopamina, sustancias que nos hacen sentirme bien y nos motivan a continuar; lo que hace, que se genere prácticamente una adicción a la actividad que se está desempeñando (los video juegos por ejemplo), el cerebro se siente realmente tan bien, que es prácticamente imposible dejar de hacer algo que nos brinda satisfacción inmediata, entonces, podemos entender el porqué de la resistencia para dejarlas; ahí está el principal problema para separarlos de estas actividades, ya que el padre que se atreva a tener mano firme deberá aguantar berrinches, discusiones y e inclusive golpes de los hijos hacia los padres que en una desesperada reacción, terminan por golpear a los hijos; veo padres desesperados por la incapacidad de separar a los hijos de estas actividades altamente gratificantes en el corto plazo, pero que en exceso resultan perjudiciales para la salud; entiendo que dejarlos en estas actividades hacen que no te den lata prácticamente y te dejen hacer cosas sin molestar; bien lo dicen, la mejor nana es la TV, los video juegos y el acceso a internet. La trampa y el problema de esto los lleva a buscar el placer inmediato en las actividades y cuando la actividad no es gratificante en el corto plazo, lo abandonan, por aburrimiento, cansancio o porque implica un esfuerzo o no es grato; lo que va impidiendo y limitando el desarrollo de un carácter de resiliencia, constancia y paciencia tan necesarias en el mundo actual, pero que desafortunadamente no estamos pudiendo lograr desarrollar; es casi imposible, que los niños y adolescentes ayuden en casa, dejen de jugar video juegos, hagan ejercicio, se conecten  de manera remota en la parte académica con buen ánimo y sin queja alguna para hacer las tareas, etc…. Hoy en día, simplemente no queremos estresarlos más de lo que la vida nos está estresando, pero caemos en la trampa de ceder, impidiendo hacerlos fuertes mentalmente para realizar lo que mínimamente les proveerá de un estado de salud física y emocional mucho más equilibrado.

 

Puedes consultar la video conferencia ¿Tienes madera de alto rendimiento?

¿Cuál es la clave entonces para motivar a los hijos?, tenemos que reestructurar el día a día y comenzar a formar en ellos una idea de esfuerzo continuo sin que reciban de manera inmediatamente el beneficio, sigue esta sencilla regla, “primero la obligación y después la diversión”.

 

Estructurar el día de tal manera que primero, tengan las obligaciones y después la diversión, por supuesto, no hay forma de negociar, espera el berrinche, el llanto, los gritos; eso te dirá que estás tomando el control de algo que ya no tenías, el control de su formación y educación; simplemente déjalo, pero no podrá tener acceso a lo que quiere sin antes no realizar las obligaciones (actividades domésticas, actividades académicas, desayunar correctamente, levantarse o ir a la cama más temprano, lavar los trastes, hacer ejercicio, etc., lo que tu como padres hayas definido y quieras modificar).

 

Puedes alternar una obligación y al concluir, media o una hora de actividad que le agrada (diversión); y como relojito, una vez concluido el tiempo ganado para la diversión, pasa a la obligación nuevamente; también puedes dividir el día en dos o varios segmentos, pero cuidando la mecánica donde las cosas que están funcionando como la diversión, literalmente se las ganen (usos de celular, tablet, ver TV, acceso a videojuegos, comer algo no tan nutritivo pero muy deseado por los niños).

 

Esto estará formando una idea de trabajar y esforzase para conseguir algo que se quiere; estarás formando paciencia, autocontrol emocional, tolerancia a la frustración, esfuerzo, algo que hoy en día veo muy poco en las nuevas generaciones; por cierto, los estarás ayudando a entender que las cosas se consiguen con base al esfuerzo, trabajo, paciencia, cansancio, flojera e inclusive aburrimiento, estarás aprendiendo a motivarlo, a enseñarle que las cosas se ganan con el esfuerzo, y no queriendo tapar el sol con un dedo mandando a tu hijo al psicólogo para que te lo arreglen, tu como padre eres el único responsable.

 

 

Te puedo adelantar que, al iniciar esta mecánica de trabajo, los berrinches, enojos y reclamos se presentarán, insisto esto te indicará que estas en el camino correcto, pues simplemente quiere regresar a la comodidad de recibir las gratificaciones sin nada a cambio, es normal que se intensifiquen los gritos, pero no puedes ceder, si cedes ya perdiste la batalla, la constancia hará ver a los hijos que no vas a ceder y se estarán teniendo que acoplar a la nueva mecánica de trabajo.

 

Finalmente debo comentarte que deberás pasar tiempo de calidad, lo que significa un tiempo destinado a platicar, jugar o pasar el tiempo en actividades que ellos elijan, aunque no te gusten a ti como padre, recuerda, la necesidad es brindar un tiempo donde ellos puedan elegir que hacer, que ver, que escuchar, que jugar; lo peor que puedo escuchar en las sesiones con los papas es oírlos decir, es que eso no me gusta, es que ya vimos la película 10 veces…lo siento, como papá debes cubrir la necesidad de interés de tu hijo, no la tuya, la paciencia y tolerancia es otro tema que los padres necesitan trabajar; pero ese, ya será otro tema.

 

 

Psicólogo y Asesor deportivo

MPD. Carlos Alberto Vázquez Villegas

Nos vemos… #EnTuLimite!!!

@Entulimite

entulimite.com

Please reload

Featured Posts

Novatadas en el deporte, ¿Realmente qué se busca en ellas?

August 5, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags