El deporte no enseña valores

 

 

Sí, leíste bien, no los enseña y nunca los enseñará si el entrenador no está formado en ello y la familia no vive con base a ellos. Compromiso, puntualidad, trabajo en equipo, esfuerzo, ética, humildad, gratitud, amistad, voluntad, etc., son algunos ejemplos de valores que los clubes deportivos de cualquiera disciplina y a cualquiera nivel venden a los padres y/o que los padres buscan en una actividad deportiva.

 

Buena estrategia de mercadotecnia, pero es una falsedad poder cumplir con al menos alguno de estos valores si el entrenador no los tiene y funciona diariamente regido de ellos; por otro lado, los padres en una especie de sanar la culpa moral buscan que los entornos deportivo o escuelas se les inculque lo que ellos desde la crianza familiar no han logrado. La realidad es, que la familia es el principal eje rector y actor de los valores y eso sí, con ayuda de alguna otra actividad se refuercen.

 

“Mi hijo entró a “x” deporte porque son muy disciplinados” son algunos de los comentarios que escucho comúnmente; pero inícienos por calma. ¿Cómo será posible enseñar valores en un club?, cuando de inicio, el entrenador es impuntual, llega tarde, corrige mediante la amenaza, cree saber todo, que sus deportistas son suyos y que no se pueden ir a otro lugar sin antes él autorizarlo, llega con olor a alcohol o consume drogas presumiendo y compartiendo en redes sociales, olvida su formación constante y hace su actividad sin planificar, sin mostrar por escrito un plan anual, sin tener un plan de comunicación consistente con los padres, cuando además, quiere a los padres lo más lejos posible, que no digan nada, no opinen, es más, en algunos lugares tienen prohibido el acceso a entrenamientos y que les hablen a los entrenadores, peor aún, cuando les toca ser padres y no entrenadores, descalifican al entrenador a cargo de sus hijos; ¿de verdad vas a formar valores ?; perdón, o estoy ciego, o no queremos ver una realidad; sinceramente son contados y mínimos los entrenadores viviendo con los valores.

 

Por otro lado un padre que critica negativamente, al entrenador, es impuntual, miente para dejarlo faltar o prioriza otras actividades, hablar mal a espaldas del club o entrenador, sin contar que es común en cada juego o competencia reclamar decisiones (padres y entrenadores) a la máxima autoridad, sí, aunque te duela esto, la máxima autoridad, es un juez, un árbitro, no el entrenador, ni los papás, o brindar instrucciones para que los deportistas participen con dolo y ventaja, ¿de verdad estás enseñando tomando como prioridad los valores?. Es algo muy serio lucrar engañando y después justificando la falta de formación responsabilizando al otro, o en el peor de los casos al deportista, “no trae nada para ser bueno en esto”, o “mi hijo le queda grande al entrenador”, en un argumento que trata de limpiar la propia conciencia deficiente para actuar y ser responsable de lo que te corresponde como club, entrenador o padre de familia.

 

Quieres formar o que lo formen con valores, primero, no esperes que sea otro, asume como padre el rol prioritario; como entrenador, asume tu responsabilidad desde donde te toca estar y entonces sí, el deporte es un buen medio para “reforzar los valores”, y nunca, será el medio en sí mismo para hacerlo.

 

Asumamos lo que nos toca, con el deportista que tengamos, no lo hagas campeón, hazlo mejorar todo el tiempo, sé que de 10 deportistas 1 trae todo lo que deportivamente quieres, y ese 1 va a ser bueno con o sin ti, trabajemos con los 9 que no traen todo deportivamente hablando, enseñemos con valores.

 

Dejémonos de engañar.

 

Carlos Alberto Vázquez Villegas

Master que en Psicología Deportiva

Master en Coaching Deportivo

Dir. En tu límite

#EnTuLímite!!!

Tags: