1431267230382628
top of page

10 consejos para ayudar a tus hijos a manejar sus emociones en el deporte.


Ser padre de un hijo en el deporte conlleva una gran responsabilidad, inversión económica, tiempo y esfuerzo son las más identificadas; sin embargo, se habla poco de la responsabilidad y la exigencia que implica sobrellevar las emociones de los hijos en el deporte, si ganan están emocionados, si pierden están tristes, si algo no funciona se frustran, si algo es injusto les molesta, en fin, el manejo de las emociones que el deporte genera, evidentemente son responsabilidad del hijo; sin embargo, los padres tienen una gran responsabilidad en ese manejo apropiado, recordemos que al dotar a nuestros hijos, de inicio, con una carga genética que les facilitará o no las gestión de las emociones, algo que no podemos evitar, simplemente la carga genética hace de la suyas dotando a algunos de muchas capacidades y otros de menos, ocasionada por la herencia cusada por los padres, así que la próxima vez que te quejes del poco control emocional de tu hijo, analiza si tu fuiste el causante de esa herencia y segundo si efectivamente, tu también controlas las emoción es que estás pidiendo sean manejadas apropiadamente.



Pero ahí no acaba la historia, en realidad es el prinicipo, aunque es responsabilidad de los hijos aprender a manejar estos altibajos emocionales, la gran ayuda aparecerá si como padres asumimos el rol de orientarles, menciono asumir, ya que para que podamos enseñar un manejo adecuado de las emociones, como adulto debes tener un manejo apropiado de ellas, o por lo menos aprender junto con los hijos a manejarlas.



Lo primero que debes llevar a cabo como padre es lo siguiente:


1. Normaliza las emociones, despreocúpate si tu hijo pierde la competencia y sale llorando, si se frustra en el entrenamiento por que las cosas no le salen, si se enoja con el entrenador por que le llama mucho la atención; realmente no le va a pasar nada, deja que tu hijo aprenda a calmarse por si solo, habla de inicio con él para hacerle ver que lo entiendes pero que no es el fin del mundo, y realmente no es el fin del mundo, el más estresado de ver a sus hijos con esas emociones son los papás y sobre todo cuando el resultado no es el que como padre esperas, así que tu tambien relax. Consulta "La injusticia, parte clave en el desarrollo de la fortaleza mental en los deportistas".


2. Enfócate en comportamientos que tu hijo lleva a cabo en las emociones y si actúa grosero o con faltas de respeto, sanciona inmediatamente, no lo dejes pasar, ya que es común que una persona con poca capacidad para maneja sus emociones, se muestre grosero, confrontante, reactivo; sin embargo, haz un alto inmediatamente, indica que cambie de actitud o será acreedor a consecuencias fuertes, esto no puede dejarse pasar.


3. Conocer tus propias emociones o si la gente o seres queridos dicen que eres nerviosa, te frustras, pierdes la calma con facilidad, te enojas, entonces alguien también debe aprender a manejarlas; nuestros cerebro tiene un mecanismo de defensa que se actua cuando las cosas no nos parecen, sobre todo, cuando se tratan de cuestiones que se dirigen a nuestra propia persona, ojo con esto, si actúas a la defensiva o como negación, seguramente tienes mucho que trabajar.


4. Una vez que seas capaz de identificar tus emociones, deberás tener la habilidad de explicarlas en términos de lo que te hacen sentir, es vital poder llevarlo a cabo, ya que estarás poniendo en práctica tu habilidad de comunicación efectiva bajo situaciones emocionales que no puedes controlar, generalmente, cuando las emociones nos invaden, somos altaneros, gritones, ofensivos, groseros, indifrenetes, reactuvos, etc., y eso precisamente, es la primer parte, aprender a tener una comunicación efectiva para resolver las situaciones.


5. Aprende estrategias de control emocional y toma de decisiones bajo diferentes estados emocionales, resulta vital aprender estrategias de relajación, detección, control y cambio de pensamientos, pero hay una cuestión, nada de esto te ayudará si no tienes lo más importante, la disposición de cambiar, palabra que por cierto genera mucho conflicto en las personas, la realidad es que poco o nada en tu entorno va a cambiar, deberás soportar la realidad y ajustar la forma en la que reaccionas ante lo que no controlas, ahí el truco, si no hay disposición no hay solución.


6. Debes ser coherente con la emoción que le pides a tu hijo maneje, es decir, lo que le pides que haga, le debe ver en ti como ejemplo; nada enseña más que ver a los padres actuar como ejemplo.


7. No delegues el manejo de las emociones de tu hijo a terceros, por ejemplo al entrenador, o al deporte en si, ya que esto no sucederá por solo hacer deporte, al contrario, se corre el riesgo de tener efectos contraproducentes como abandonar la disciplina porque lo estamos enfrentando a situaciones que lo rebasan emocionalmente. Asume tu responsabilidad, lo padres son los principales actores en ello, no se vale decor “yo soy igual”, “no puedo”, las necesidades más importantes de los hijos, no son las materiales ni las sociales, son las emocionales.


8. Asume tu compromiso como padre para aprender y enseñar con el ejemplo el control emocional, de acuerdo con la UNICEF, los padres son los responsable de esta actividad, no los terceros como la maestra, la escuela, el psicólogo, el entrenador o el deporte; si bien, son medios que favorecen su aprendizaje, dependerán forzosamente de los padres como prioridad junto con sus hijos en la enseñanza emocional.


9. Considera que el manejo emocional es un camino de mucho tiempo, sobretodo en aquellas personas que genéticamente no tienen tanta capacidad para hacerlo, sin embargo, mantén el camino de la mano con tu hijo, en donde él también observe el esfuerzo que como padres estás haciendo, considera que no va a suceder de la noche a la mañana, es más, me atrevo a decir que va a ser un camino de toda la vida, con sus altibajos, pero da vez con menos impacto emocional.


10. Finalmente, elimina de tu vocabulario el, “pues yo soy así, ni modo”, lo único que lograrás es que tu hijo aprenda la evasión a nuevas cosas de aprendizaje en lo emocional, justificándose todo el tiempo al no asumir las consecuencias negativas de sus comportamientos y lo peor de todo es que validarás sus malos hábitos de comportamiento.



Finalmente, no olvides que lo más importante en la enseñanza- aprendizaje del control emocional de los hijos, es el tiempo de calidad que dediques continuamente con ellos de manera conjunta, lo mejor que te puede dar la vida con los hijos son los momentos de seguir aprendiendo y crecer juntos. ¿Quiéres conocer más?, inscríbete a nuestro curso online gratuitopara padres con hijos en el deporte.



Carlos Alberto Vazquez Villegas

Sport Advisor

@entulimite

5513302271




Comentarios


Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page